Posteado por: sheilaalbarran | junio 13, 2007

Golpe de fortuna

Un veterinario estaba practicándole una intervención odontológica a un cocodrilo cuando de repente este despertó. El doctor,  al ver como abría los ojos, sacó la mano corriendo, con tan mala suerte que se le quedó su alianza enganchada en un diente. El cocodrilo le arrancó la mano de un mordisco. Justo antes de esto, en los ojos del cocodrilo reconoció la mirada de rencor de su mujer que la noche pasada, tras pegarla, le había jurado que no volvería a levantarle la mano ni a ella, ni a nadie… .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: